RESERVA COGNITIVA. ¿Qué es? ¿Cómo fomentarla? María Sanz

RESERVA COGNITIVA. ¿Qué es? ¿Cómo fomentarla?

Con el concepto de “reserva cognitiva” nos referimos a la capacidad de resistir el deterioro cerebral sin presentar síntomas. Es decir, la reserva cognitiva consiste tener habilidades cognitivas que posibiliten suplir déficits conductuales y cognitivos que se asocian a una enfermedad, ya que, una persona puede presentar una lesión en el sistema nervioso central de manera objetiva, sin tener que mostrar un deterioro en su vida diaria.

A modo de ejemplo, podríamos imaginar a dos personas con un diagnóstico de Alzheimer (con anomalías cerebrales observadas mediante una prueba objetiva) y que una de ellas no presentara notablemente los síntomas característicos de la enfermedad, gracias a poseer una gran reserva cognitiva. Esto se debe a que la reserva cognitiva frenaría la manifestación de estos síntomas.

Cabe señalar que la reserva cognitiva puede ser trabajada para que aumente y así, poder beneficiarnos de ella. Por ello, a continuación, se muestran unos consejos aplicables a nuestra vida diaria:

 

  1. Estimulación cognitiva. Debemos de fomentar tareas que requieran un uso complejo del lenguaje, matemáticas y el razonamiento lógico, entre otras (Cálculo mental, sudokus, leer, jugar al ajedrez, etc.). Asimismo, tenemos que tener en cuenta los años de escolarización y formación, ya que los años de aprendizaje producen mayor conectividad y crecimiento neuronal.

 

  1. Ejercicio físico. Dado que ya sabemos que realizar ejercicio físico a diario es beneficioso, en este caso podría mejorar el riego sanguíneo cerebral y la plasticidad neuronal, y disminuir factores de riesgo.

 

 

  1. Ocio y tiempo libre. Interactuar con otras personas estimula el funcionamiento del cerebro, por lo cual sería óptimo utilizar nuestro tiempo libre para relacionarnos con las personas de nuestro entorno, y para realizar actividades de ocio que nos resulten estimulantes. Ya que ponernos a prueba y realizar tareas que nos resulten novedosas y retadoras, fomentará que usemos redes cerebrales que no usamos habitualmente, y así no se debilitarán con el paso del tiempo.

 

Como habrás podido comprobar la reserva cognitiva se adquiere ejercitando el cerebro. Es importante realizar actividades a diario que requieran un esfuerzo cognitivo, ya que a medida que envejecemos nuestras neuronas se deterioran, y si no las estimulamos acaban muriéndose. Mediante la reserva cognitiva podemos compensar el deterioro cerebral fortaleciendo nuestro cerebro con muchísimas actividades en nuestro día a día. Para terminar te dejamos una lista de ideas:

 

-Aprender a cocinar recetas desconocidas

-Aprender a tocar un instrumento

-Ir al cine

-Leer un libro

-Salir a pasear

-Volver a casa por un camino diferente al usual

-Dibujar

-Ir a un concierto

-Jugar a cartas

-Aprender a usar nuevas tecnologías

-Jugar a juegos de mesa

-Formarse en algún tema de interés

-Relacionarse con amigos

 

 

Rodríguez Álvarez, M., y Sánchez Rodríguez, J. L. (2004). Reserva cognitiva y demencia. Anales de psicología20(2).

Los beneficios del ejercicio físico

Los beneficios del ejercicio físico

La salud es un estado completo de bienestar físico, mental y social, y no meramente la ausencia de enfermedad o minusvalía. Es por ello, por lo que, entre éstos, uno de los aspectos que debemos de potenciar y cuidar es nuestro bienestar psicológico. Hoy en día se sabe, que este tipo de bienestar, esta estrechamente relacionado entre otras cosas con la práctica de actividad física, especialmente con actividades aeróbicas cíclicas (carrera, natación, ciclismo o caminar), ya sea tanto moderada como de baja intensidad (García, Carbonell y Delgado, 2010).

En relación con todo ello, se ha comprobado como las personas que realizan regularmente ejercicio físico tienden a auto-percibirse más saludables de forma que mojara su autoestima y autoeficacia, presentando además, un mejor estado del ánimo, menor estrés, reducción del estado de ansiedad y de los niveles de depresión, conservando e incrementando la función cognitiva, así como también, percibiendo de una forma más optimista las circunstancias y el día a día, y favoreciendo a su vez, la cohesión e integración social (Márquez, 1995; García, Carbonell y Delgado, 2010; Jiménez, Martínez, Miró y Sánchez, 2008).

De todos estos beneficios o mejoras, cabe destacar que la realización continuada y periódica de ejercicio físico afecta especialmente a la ansiedad, depresión e irritabilidad, reduciéndolos notoriamente. Los cambios en los respectivos estados de ansiedad, depresión e irritabilidad tras el ejercicio se deben principalmente, a la segregación de endorfinas y monoaminas. No obstante, además de esto, la práctica de ejercicio físico favorece el incremento de la temperatura corporal, así como la circulación de la sangre al cerebro. Todo ello, termina afectando positivamente al eje hipotálamo-pituitaria-adrenal de nuestro cerebro, potenciando la respuesta fisiológica ante el estrés, así como también, mejorando la autoeficacia, presentando una menor distracción y mejorando la función cognitiva.

En conclusión y por todo ello, el ejercicio físico regular, permite no sólo controlar y reducir algunas afectaciones psicológicas como la ansiedad, la depresión o la apnea del sueño, sino también resulta ser un elemento fundamental en la promoción de las emociones positivas de todos y cada uno de nosotros, mejorando significativamente nuestro bienestar psicológico, y consecuentemente nuestra salud.

 

Referencias

Jiménez, M. G., Martínez, P., Miró, E., & Sánchez, A. I. (2008). Bienestar psicológico y hábitos saludables: ¿están asociados a la práctica de ejercicio físico?. International Journal of Clinical and Health Psychology, 8(1).

Márquez, S. (1995). Beneficios psicológicos de la actividad física. Revista de psicología general y aplicada: Revista de la Federación Española de Asociaciones de Psicología, 48(1), 185-206.

García-Molina, V. A., Carbonell-Baeza, A., & Delgado-Fernández, M. (2010). Beneficios de la actividad física en personas mayores. Revista Internacional de Medicina y Ciencias de la Actividad Física y del Deporte/International Journal of Medicine and Science of Physical Activity and Sport, 10(40), 556-576.

Afrontar las adversidades (Alba López)

Afrontar las adversidades

A lo largo de la vida y en numerosas ocasiones, nos encontramos con obstáculos, problemas de diversos tipos, condiciones difíciles, limitaciones… ¿Pero por qué, hay personas que ante estas circunstancias se sobreponen y lo superan con éxito? Es en esta ocasión, cuando la actitud con la que afrontemos tales situaciones tiene una gran relevancia. Nos referimos a la resiliencia. Ésta es conocida como aquella capacidad que presentan las personas para afrontar, sobreponerse a las adversidades y salir fortalecido de esas situaciones de la vida. Se caracteriza por presentar una actitud positiva ante la circunstancia o el evento, seguridad en uno mismo, buena autoestima personal y autoconcepto, capacidad de afrontamiento, apoyo social, tener un propósito significativo en la vida, creer que uno puede influir en lo que sucede en su entorno (locus de control interno), sentido del humor (constructivo), buena capacidad para relacionarse, y finalmente, el considerar que siempre se puede aprender de las experiencias, ya sean éstas positivas o negativas. Todos estos aspectos permiten tener una vida normal dentro de un contexto o situación patógena o difícil (Forés, 2008).

Tenemos que tener en cuenta, que todos y cada uno de nosotros podemos ser resilientes. A pesar de la existencia de factores y aspectos que favorecen la personalidad resiliente, como son el temperamento, la salud, el sexo o el físico, la mayoría de las características de esta capacidad pueden aprenderse (Uriarte Arciniega, 2005).

Favorecer y potenciar la resiliencia, permite tener una oportunidad para buscar y encontrar el bienestar psicológico necesario para una buena calidad de vida en las personas. De este modo, se presenta en la persona una perspectiva de futuro, en el que todas y cada una de las etapas y situaciones que conlleva la vida, en el día a día, puedan ser una nueva oportunidad para cambiar y mejorar, extrayendo un nuevo aprendizaje con el que enriquecerse como persona (Uriarte Arciniega, 2005).

 

Volvemos!

Tras unas semanas que sólo podíamos aparecer en redes sociales, hemos logrado poner de nuevo en marcha la web! Aún nos faltan “cositas” por poner en funcionamiento, pero el esquema con todas las novedades ya está en marcha! Gracias sobre todo a Silvia, que hoy está alejada del frío y de la lluvia reponiendo vitamina D!

 

 

Recordaros que esta semana, como todos los miércoles, tendremos meditación del OHM CHANTI a las 20.00

(aportación voluntaria)

 

 

OHM

Hoy, como todos lo s miércoles a las 20.00, meditación del Ohm. Aportación voluntaria.